lunes, 8 de agosto de 2011

Deficiente comunicación.

La comunicación es una de las primeras cosas que aprendemos en la vida, es curioso que conforme vamos creciendo y asimilando palabras y aprendiendo hablar, menos sabemos qué decir o cómo pedir lo que queremos de verdad.
Al final no puedes evitar hablar de ciertas cosas. Hay cosas que no queremos escuchar. A veces hablamos porque no podemos estar callados mas tiempo. Hay cosas que exceden a las palabras, son producto de la acción...
A veces hablas porque no hay alternativa…otras cosas te las reservas; y no siempre, pero... de cuando en cuando algunas cosas hablan por si solas.



2 comentarios:

Natalia Ortiz dijo...

Muy bien dicho, Miriam :) Lo malo es no querer escuchar verdades, pero es así. Y lo más bonito, quizás, es que las cosas puedan hablar por sí solas. Un saludo

Ojos. dijo...

Por eso las cosas son infinitamente más fáciles cuando eres un niño. No hay razones suficientes para callarte y lo sueltas todo sin más. Esa sinceridad se pierde con el tiempo y como tú dices, la comunicación también.